En la Edad Media la palabra francesa bureau –españolizada como buró– designaba un tejido de lana basto, generalmente marrón, del que cortaban sus capas los mendigos y todavía cosen sus hábitos aquellos religiosos que quieren significar la pobreza. El grosor de esta tela resultaba perfecto para impedir que las monedas rodasen por el suelo en mesas de banqueros y cambistas, y además protegía las maderas de la tinta con que escribían recibos y contratos. Así que aquel tejido humilde se juntó con el dinero y cambió su destino.

Contenido exclusivo para socios. Hazte socio por sólo 3 euros al mes y pago trimestral. Si eres socio y aún no tienes claves pídelas a socios@lavozdealcala.com. Si ya eres socio puedes acceder con tu cuenta desde aquí

Fernando Soler

Soy filólogo y profesor jubilado de Secundaria. Ejercí muchos años en el «Cristóbal de Monroy». Participé en la reunión fundacional de La Voz de Alcalá y colaboro en este periódico desde 2006....