fbpx
Portada » Archivo de Fernando Soler

Fernando Soler

Fernando SolerSoy filólogo y profesor jubilado de Secundaria. Ejercí muchos años en el «Cristóbal de Monroy». Participé en la reunión fundacional de La Voz de Alcalá y colaboro en este periódico desde 2006. Actualmente resido en Cádiz, donde sigo empeñado en aprender a leer y a escribir.

Votar y botar

Si crees que los pobres son pobres por vagos e inútiles, que los inmigrantes no son de fiar, que las mujeres están genéticamente dotadas para hacer croquetas...

Borracheras

En los deberes escolares y en posteriores juegos de lengua, concursos o crucigramas, todos nos hemos familiarizado con los sinónimos.

Smombies

Los historiadores del futuro —en caso de que los haya— contarán que a comienzos del siglo XXI cada vez más gente inclinaba la cabeza en un ángulo similar al de...

Como el pan o la cabeza

Cuando hablamos de ganarnos el pan no pensamos en bollos ni molletes, sino en todo lo que materialmente necesitamos. Y cuando calculamos cuánto debemos pagar...

Malamente (sí, sí)

De las palabras, como de las campanas de san Juan, se puede decir que unas vienen y otras van. El vocabulario evoluciona en el doble sentido de que algunas...

Cuando los lobos hablan

De pequeños conocimos aquel diálogo emocionante que mantuvieron el Lobo y Caperucita en un bosque y desde entonces admitimos que los lobos hablan, los burros...

Judías y calabobos

Amanece Cádiz envuelta en una llovizna neblinosa y comento en el puesto de verduras que aquello es casi un calabobos. La vendedora no conoce la palabra, pero...

Los nombres del río

El río que le da nombre a nuestro pueblo se llama unas veces Guadaira y otras Guadaíra. Escritas, estas dos palabras se diferencian muy poco.

Hablar andaluz

El humanista Fray Luis de León escribió que Platón, con toda su grandeza, hablaba en la lengua «que mamaban con la leche los niños». Lo que aquí se dice de...

A quién elegir

Los andaluces del Bajo Guadalquivir disponemos en nuestra habla de hasta tres personajes a los que podemos encargar todo aquello que no queremos hacer.