Los refranes gozan de buena prensa. Han heredado aquella idealización de la sabiduría popular que inspiró la cultura y arte del costumbrismo en el siglo XIX. El pueblo es sabio, se pensaba, y los refranes son expresión depurada de una ciencia secular sentenciosa y exacta: Agua pasada no mueve molino. En Alcalá sabemos, sin embargo, que agua pasada sería la que movería el molino siguiente, si aquí algo se moviera. 

Contenido exclusivo para socios. Hazte socio por sólo 3 euros al mes y pago trimestral. Si eres socio y aún no tienes claves pídelas a [email protected] Si ya eres socio puedes acceder con tu cuenta desde aquí

Avatar

Fernando Soler

Soy filólogo y profesor jubilado de Secundaria. Ejercí muchos años en el «Cristóbal de Monroy». Participé en la reunión fundacional de La Voz de Alcalá y colaboro en este periódico desde 2006....