No llamamos «Barce» al principal equipo de fútbol de Barcelona, sino «Barsa». La razón es que el nombre de esta ciudad no se dice en catalán «Barcelona», aunque así se escriba, sino «Barsalona», como se puede comprobar en cualquier diccionario de pronunciación. Por tanto, quien escribe y pronuncia «Barcelona» está hablando en castellano como quien llama «queso» al queso. Sin embargo, una ridícula Ley 2/1992, de 28 de febrero, proclama que, en adelante, los nombres oficiales de Lérida y Gerona se escribirán en catalán. Y ello fundamentado, dice la ley, en «la propia tradición histórica, cultural y literaria» de esta dos ciudades. De la universal Barcelona o la romana Tarragona no dice nada la ley.

Contenido exclusivo para socios. Hazte socio por sólo 3 euros al mes y pago trimestral. Si eres socio y aún no tienes claves pídelas a [email protected] Si ya eres socio puedes acceder con tu cuenta desde aquí

Avatar

Fernando Soler

Soy filólogo y profesor jubilado de Secundaria. Ejercí muchos años en el «Cristóbal de Monroy». Participé en la reunión fundacional de La Voz de Alcalá y colaboro en este periódico desde 2006....