Un tal Hermógenes, natural de una aldea de Salamanca, me contó que en su pueblo, cuando el cura preguntaba qué nombre iban a ponerle a un niño, los padres solían responder: «El que trae». Entonces el cura miraba un calendario, buscaba el santo del día del nacimiento y le encasquetaba el nombre. Hermógenes tenía una hermana a la que llamaban Niqui. Podría haber tenido la suerte de llamarse Victoria,  pero el año de su nacimiento el calendario del cura traía una errata y le puso Nictoria.

CONTENIDO EXCLUSIVO

Hazte socio por sólo 3 euros al mes. Si eres socio y aún no tienes claves pídelas a socios@lavozdealcala.com.

Si ya eres socio inicia sesión

Soy filólogo y profesor jubilado de Secundaria. Ejercí muchos años en el «Cristóbal de Monroy». Participé en la reunión fundacional de La Voz de Alcalá y colaboro en este periódico desde 2006....