Hablemos hoy de algo tan insignificante como las letras, esas minúsculas hormiguitas en fila que cada vez más gente pisa sin darse cuenta, cuando no pisotea con indiferencia ortográfica.  Además de para WhatsApp o la lista del supermercado, ¿para qué sirve escribir? La escritura nos permite, nada menos, pensar y expresar aquello que hablando no puede ni pensarse ni decirse. Es el reverso de la lectura, por la que accedemos a regiones del pensamiento y la sensibilidad de otros, a lugares que la lengua oral no alcanza. Una novela o un estudio de genética no pueden «decirse», deben ser escritos y leídos. Por tanto, quien habla y escucha, pero jamás escribe ni lee, se convierte en un hemipléjico verbal, se pierde el acceso a la mitad de lo que podemos elaborar con la mente.

Contenido exclusivo para socios. Hazte socio por sólo 3 euros al mes y pago trimestral. Si eres socio y aún no tienes claves pídelas a [email protected] Si ya eres socio puedes acceder con tu cuenta desde aquí

Avatar

Fernando Soler

Soy filólogo y profesor jubilado de Secundaria. Ejercí muchos años en el «Cristóbal de Monroy». Participé en la reunión fundacional de La Voz de Alcalá y colaboro en este periódico desde 2006....