Cuando hablamos de ganarnos el pan no pensamos en bollos ni molletes, sino en todo lo que materialmente necesitamos. Y cuando calculamos cuánto debemos pagar por cabeza representamos con la testa a la persona completa. Este mecanismo del lenguaje, que se llamaba sinécdoque en tiempos del plumier y los cuadernos Rubio, se conoce ahora como metonimia. ¿Pero por qué hablamos precisamente del pan o la cabeza? ¿Por qué no decimos, por ejemplo, ganarnos los calcetines o a cuánto cabemos por ombligo? Pues porque el sentido de estas expresiones radica justamente en resaltar lo imprescindibles que resultan el pan o la cabeza dentro de la totalidad de la que forman parte.

Contenido exclusivo para socios. Hazte socio por sólo 3 euros al mes y pago trimestral. Si eres socio y aún no tienes claves pídelas a [email protected] Si ya eres socio puedes acceder con tu cuenta desde aquí

Avatar

Fernando Soler

Soy filólogo y profesor jubilado de Secundaria. Ejercí muchos años en el «Cristóbal de Monroy». Participé en la reunión fundacional de La Voz de Alcalá y colaboro en este periódico desde 2006....