La remodelación de la calle La Mina va camino de convertirse en un culebrón con varias temporadas. La primera de ellas, con introducción, nudo y desenlace, se produjo con la adjudicación del proyecto. Acabó recurriéndose ante el Tribunal Administrativo de Recursos Contractuales de la Junta de Andalucía y el gobierno salió por la tangente con un proyecto redactado con recursos propios. Entre medias, también tuvo que cambiar de idea y renunciar a remodelar la calle completa porque el TSJA paralizó de forma cautelar la demolición de dos viviendas por la que iba a pasar un baipás para desviar el tráfico por Conde de Guadalhorce. Al final, el ambicioso proyecto se redujo a la remodelación de apenas 150 metros de calle y el acceso al molino.

CONTENIDO EXCLUSIVO

Hazte socio por sólo 3 euros al mes. Si eres socio y aún no tienes claves pídelas a socios@lavozdealcala.com.

Si ya eres socio inicia sesión