El reconocimiento a Luis Martín Valverde, el salesiano que peleó por mejorar las condiciones de vida en el Castillo y su cohesión social, ha llegado antes en Sevilla que en Alcalá. A pesar del cariño y la estima que muchos alcalareños le tenían a Luis por su indudable labor social, las instituciones llegan tarde. La falta de reconocimiento puede ser, quizás, porque fuese cura -aunque más progresista que muchos de los que agarran el capullo y el llamador al mismo tiempo-.

Contenido exclusivo para socios. Hazte socio por sólo 3 euros al mes y pago trimestral. Si eres socio y aún no tienes claves pídelas a [email protected] Si ya eres socio puedes acceder con tu cuenta desde aquí

Francisco Amador

Francisco Amador

Licenciado en Periodismo. Actualmente La Voz de Alcalá, Sevilla Actualidad y En Andaluz. Antes en Localia TV y El Correo de Andalucía.