Hazte socio/socia del periódico y apoya el periodismo independiente y crítico en Alcalá

Andalucía Por Sí (AxSí) ha calificado de «atentado a la democracia» y «muestra de autoritarismo» la decisión unilateral del gobierno de PSOE y Ciudadanos de cambiar la celebración de comisiones y plenos a las mañanas, dificultando la participación de casi toda la oposición y limitando la posibilidad de la ciudadanía de acudir al pleno a protestar.

Para los andalucistas es «un atropello que el gobierno más caro de la historia de Alcalá y el que tiene más personal liberado, cambie unilateralmente el horario de las sesiones plenarias y las comisiones, a sabiendas de que están dificultando la participación de ciudadanía y oposición en los plenos municipales».

Esta decisión viene motivada, a juicio de los andalucistas, «en una clara intención del gobierno de Ana Isabel Jiménez y Jesús Mora de dificultar la participación de la oposición y, sobre todo, de complicar a la ciudadanía que pueda asistir a las sesiones plenarias a mostrar su descontento con las decisiones gubernamentales». Recuerdan los andalucistas que al inicio del mandato, ya se produjo un amago de limitar el acceso a los plenos a la ciudadanía, lo que fue rechazado de forma unánime y el gobierno acabó dejando el asunto sobre la mesa.

Sin embargo, los señores del gobierno, todos ellos con sueldos lo suficientemente acordes a sus responsabilidades como para asistir a plenos y comisiones en horario de tarde, cambian las reglas de juego a mitad del mandato buscando su absoluta comodidad personal y poniendo en aprietos a los concejales de la oposición, que ahora tendrán que elegir entre permanecer en sus trabajos, o faltar a sus puestos de forma habitual para poder participar en plenos y comisiones.

El gobierno, «obsesionado con limitar la participación»

De los 13 concejales del gobierno, doce están liberados, es decir, dedicados a la labor política con un sueldo, lo que les obliga a estar a disposición de la actividad política a diario. Todos ellos con sueldos muy superiores a los 40.000 euros anuales. Sin embargo, solo cuatro ediles de los doce que componen la oposición cuentan con liberaciones.

Esto significa, de facto, que los concejales de la oposición tendrán que solicitar permisos especiales en sus trabajos de manera constante cada vez que haya un pleno o una comisión, “algo que no todos pueden hacer, ya que por las características de sus puestos de trabajo acaban perjudicando a compañeros o a la ciudadanía”.

Los andalucistas han criticado “el egoísmo, la falta de empatía y el autoritarismo de la alcaldesa, que solo piensa en su comodidad como liberada en la Diputación, de la que cobra tanto como el presidente de la Junta de Andalucía. Jiménez se olvida que su obligación es adaptarse a la disponibilidad de concejales y vecinos que vienen a participar en la vida pública”.

“No es el resto del mundo quien debe adaptarse a los liberados políticos, sino que son estos quienes tienen que estar al servicio de los ciudadanos que les pagan. Lo del PSOE de Alcalá es el culmen del egoísmo: los que están contratados para servir al pueblo cambian el horario para que el pueblo no pueda participar”.

Deja un comentario