El gobierno dijo adiós al curso político obligado a enmendar errores. Antes de ello, consumó el cambio de horario de los plenos municipales para poder «conciliar» la vida familiar y laboral de los concejales, aunque no todos los ediles tienen el mismo concepto de «conciliación». Las sesiones pasarán de las 18:oo horas de los jueves a las 11:oo horas de los viernes. Teniendo en cuenta que tienen una duración de media de en torno a las cinco horas, los próximos plenos terminará a las 16:oo horas. «¿Eso es conciliación?», preguntó la portavoz de Adelante Alcalá, Nadia Ríos, «tenemos niños en el colegio».

Contenido exclusivo para socios. Hazte socio por sólo 3 euros al mes y pago trimestral. Si eres socio y aún no tienes claves pídelas a socios@lavozdealcala.com. Si ya eres socio puedes acceder con tu cuenta desde aquí

Francisco Amador

Licenciado en Periodismo. Actualmente La Voz de Alcalá, Sevilla Actualidad y En Andaluz. Antes en Localia TV y El Correo de Andalucía.