De nuevo, y no paran, los grafiteros usan los monumentos públicos para expresar sus ideas o denuncias. El vandalismo es una nueva moda. La vigilancia es prácticamente imposible en estos casos. Tal vez haga falta una política de concienciación, sobre todo en las escuelas, para evitar estas acciones a la vez que denunciarlas. En la imagen, molino de La Aceña.

Contenido exclusivo para socios. Hazte socio por sólo 3 euros al mes y pago trimestral. Si eres socio y aún no tienes claves pídelas a socios@lavozdealcala.com. Si ya eres socio puedes acceder con tu cuenta desde aquí