Su muerte, lo mismo que la de su padre, D. Álvaro Pacheco, acaecida en 1966, marcará un hito en la imparable desaparición de cuanto restaba en pie de Gandul a comienzos del siglo XXI: posada, almazara, cárcel, iglesia, molinos, torre medieval, palacio… sedes de los poderes fácticos del lugar. A la muerte de D. Álvaro, estos edificios se mantenían en aceptable estado de conservación.

Contenido exclusivo para socios. Hazte socio por sólo 3 euros al mes y pago trimestral. Si eres socio y aún no tienes claves pídelas a socios@lavozdealcala.com. Si ya eres socio puedes acceder con tu cuenta desde aquí

Francisco López Pérez

Francisco López Pérez, maestro de Educación Primaria, licenciado en Geografía e Historia, colaborador habitual en la presa local alcalareña.