No todos los que, viviendo en Alcalá, se dedicaron a las cabras, las vacas y las ovejas, dispusieron de pastos propios o arrendados (sólo los más fuertes). Las riberas del río fueron la solución para los rebaños de pastores modestos. De todas formas, la necesidad agudizó el ingenio. La picaresca  lograba romper barreras infranqueables, y la vigilancia de guardia civil, guardas jurados de fincas particulares y guardas rurales.

Contenido exclusivo para socios. Hazte socio por sólo 3 euros al mes y pago trimestral. Si eres socio y aún no tienes claves pídelas a socios@lavozdealcala.com. Si ya eres socio puedes acceder con tu cuenta desde aquí

Francisco López Pérez

Francisco López Pérez

Francisco López Pérez, maestro de Educación Primaria, licenciado en Geografía e Historia, colaborador habitual en la presa local alcalareña.