Dejamos los apuntes anteriores en los dos tipos de hornos de cal de la tierra. Los dos se excavaban en la calcarenita, junto a la cantera de la que se surtían. Los hornos continuos tenían forma troncocónica invertida. Dándole un corte vertical se parecerían a una tarta. Las capas oscuras de combustible –carbón mineral– se alternaban con capas doradas de piedras amarillas, que la cocción iba volviendo grisáceas. 

Contenido exclusivo para socios. Hazte socio por sólo 3 euros al mes y pago trimestral. Si eres socio y aún no tienes claves pídelas a socios@lavozdealcala.com. Si ya eres socio puedes acceder con tu cuenta desde aquí

Francisco López Pérez

Francisco López Pérez, maestro de Educación Primaria, licenciado en Geografía e Historia, colaborador habitual en la presa local alcalareña.