vicente rus

Es posible que lo mejor de las pasadas elecciones a la Comunidad de Madrid fuera poner sobre el tapete el uso absolutamente espurio que la derecha española suele hacer de la palabra libertad. Una derecha que se autodefine como liberal-conservadora, incurriendo así en una contradicción esencial pues radica en una perversión de los conceptos. Provoca incluso una cierta comicidad si no fuese por la severidad de los efectos. Porque, en pocas palabras, se trata de una defensa de «la libertad pero dentro de un orden». Esto es, radicalmente opuesta a cualquier avance democrático, considerado origen del desorden social.

Contenido exclusivo para socios. Hazte socio por sólo 3 euros al mes y pago trimestral. Si eres socio y aún no tienes claves pídelas a socios@lavozdealcala.com. Si ya eres socio puedes acceder con tu cuenta desde aquí