Sirva como ejemplo paradigmático de esto que digo lo ocurrido en el hemiciclo el pasado 28 de enero. Cuando, como es sabido, solo gracias a la abstención de Vox y el voto afirmativo de EH Bildu pudo el gobierno «socialcomunista», aun por la mínima, salvar el decreto de los fondos europeos (140.000 millones de euros) para hacer frente a la pandemia. Por arte de birlibirloque o por el arte político de la coherencia coyuntural, pues, apenas solo dos meses antes, el apoyo de la izquierda abertzale a los presupuestos generales del Estado desató una intensa y, por lo demás, interesante polémica sobre qué hacer con EH bildu. Es así que, en menos que canta un gallo, las trompetas del Apocalipsis se han visto degradadas a simples «matasuegras».

Contenido exclusivo para socios. Hazte socio por sólo 3 euros al mes y pago trimestral. Si eres socio y aún no tienes claves pídelas a socios@lavozdealcala.com. Si ya eres socio puedes acceder con tu cuenta desde aquí