A veces, tal vez porque jamás he sentido necesidad alguna de hacer demostración de españolidad, me sorprendo a mí mismo clavando la mirada en la banderita roja y gualda que algún conocido luce en la muñeca del brazo. Porque bandera viene de bando o banda y no hay ninguna que deje indiferente; pero, en tanto que expresión de una identidad nacional construida desde la exclusión, la española expone abiertamente a su portador, quedando a merced de lo que la gente pueda pensar de él. Bien considerado, sin duda, por aquellos que conciben su ostentación como prueba de orgullo nacional; pero en una posición de vulnerabilidad frente a quienes pudieran tacharlo de facha.

Contenido exclusivo para socios. Hazte socio por sólo 3 euros al mes y pago trimestral. Si eres socio y aún no tienes claves pídelas a [email protected] Si ya eres socio puedes acceder con tu cuenta desde aquí