Antigua torre de la Iglesia del Águila. Lva

También en los años sesenta del pasado siglo y debido a la afluencia económica, las hermandades de Alcalá decidieron cambiar y enriquecer sus enseres, quizás para imitar a las de Sevilla. Caso especial fue la hermandad de Jesús, que decidió prescindir del paso oscuro y sobrio del Cristo y comprar otro mucho más ostentoso, a base de dorados, que restaba protagonismo a la propia imagen de Jesús. Decidió igualmente transformar el paso de la dolorosa añadiéndole un palio, lo que obligó a desviar la ruta por la que tradicionalmente había subido la procesión hasta San Roque. Se iban perdiendo así importantes señas de identidad.

CONTENIDO EXCLUSIVO

Hazte socio por sólo 3 euros al mes. Si eres socio y aún no tienes claves pídelas a socios@lavozdealcala.com.

Si ya eres socio inicia sesión