Molino de Pelay Correa cuando aún funcionaba. Lva

En los inicios del siglo XX se fue imponiendo la luz eléctrica por toda España y, naturalmente, también en Alcalá. Luego, hacia 1920, se empezaría a generalizar el uso de la electricidad como fuerza motriz, lo que introdujo grandes novedades, por ejemplo, en la industria panadera. La molienda del trigo, para la que tradicionalmente se empleaba la fuerza del agua del río y de los manantiales, o se realizaba mediante bestias de carga, empezó a depender cada vez más de motores eléctricos.

Contenido exclusivo para socios. Hazte socio por sólo 3 euros al mes y pago trimestral. Si eres socio y aún no tienes claves pídelas a [email protected]

Si ya eres socio puedes acceder acceder con tu cuenta a través del siguiente formulario o en esta página: