En las noches iniciales de este verano, todavía agradables, de la mano de un poniente suave, han ido llegando a la altura de los balcones entrecortadas voces de lo que parecían buenos cantes unas veces, rumores de historias comunes culminadas por risas a coro, otras, e incluso, alguna, acelerados ritmos de atropelladas palabras acaparando el escaso frescor atlántico de la noche. Procedían todos estos vientos, cargados de notas y voces distintas, de algún lugar abierto de nuestro Castillo. Y a uno le reconfortaban estos aires sonoros porque en el rumor de sus voces se intuía la alegría de una breve convivencia y porque procedían de una fortaleza paradójicamente inerme y acostumbrada al vacío.

Contenido exclusivo para socios. Hazte socio por sólo 3 euros al mes y pago trimestral. Si eres socio y aún no tienes claves pídelas a [email protected]

Si ya eres socio puedes acceder acceder con tu cuenta a través del siguiente formulario o en esta página:

Juan Alcaide Rubio

Juan Alcaide Rubio

Licenciado en Historia en la Universidad de Sevilla. Profesor de Lengua y Literatura, Geografía e Historia en Secundaria y Bachillerato. Lector atento de lo de aquí para llegar desde lo cercano hasta...