Antes de nada, atento lector, he de aclarar que en el título de este artículo no hay ninguna errata; me explico. Dijo una vez un poeta que, en los poemas, los signos de admiración deberían escribirse siempre al revés: porque sólo hay que sentarse a escribir después de la emoción, y porque el poema debe abrir la emoción del lector sensible. Conforme a esta proposición, coloco los signos de admiración del título de este texto de tal manera y añado que también algunas palabras deberían signarse así, pues en sí mismas llevan ese extraño temblor que la poesía necesita.

CONTENIDO EXCLUSIVO

Hazte socio. Si ya lo eres y aún no tienes claves pídelas a socios@lavozdealcala.com

Si ya eres socio inicia sesión

Licenciado en Historia en la Universidad de Sevilla. Profesor de Lengua y Literatura, Geografía e Historia en Secundaria y Bachillerato. Lector atento de lo de aquí para llegar desde lo cercano hasta...