Con los materiales de construcción que suben como la espuma, empresas que nacen y desaparecen y la incertidumbre instalada como una espada de Damocles, las obras públicas de nuestro ayuntamiento son pura incertidumbre. A este ritmo de lentitud muchas no olerán ni de lejos los anhelos de los prebostes de Plaza del Duque 1 de verlas acabadas antes de que empiece la campaña electoral de las próximas municipales del 28 de mayo y estos se quedaron sin cortar la cinta que les eleve a los altares de su frenética actividad. Preocupa y mucho, que a estas alturas estén paralizadas las reformas del entorno de la ermita del Águila y la ampliación del Museo.

CONTENIDO EXCLUSIVO

Hazte socio por sólo 3 euros al mes. Si eres socio y aún no tienes claves pídelas a socios@lavozdealcala.com.

Si ya eres socio inicia sesión

Periodista del diario ABC desde 1989. Alumno becado por el Foreign Office en Londres, fue profesor de Opinión Pública en el Instituto Europeo de Estudios Superiores de Madrid