Sí. Tenerlo cerrado, en continua vigilancia para que no lo vandalicen y deteriorándose a pasos agigantados, es un insulto. A todos los alcalareños que hemos pagado esas instalaciones con nuestros impuestos a cambio de nada. A los que pusieron su ilusión en tener un centro de gimnasia de última generación en un lugar muy cómodo. A los trabajadores que perdieron su empleo por una mala gestión. A los deportistas de élite, media élite o élite nula que simplemente quieren cuidarse y no encuentran uno de esas características en Alcalá y tienen que desplazarse a Sevilla.

Contenido exclusivo para socios. Hazte socio por sólo 3 euros al mes y pago trimestral. Si eres socio y aún no tienes claves pídelas a [email protected] Si ya eres socio puedes acceder con tu cuenta desde aquí

Romualdo Maestre

Romualdo Maestre

Periodista del diario ABC desde 1989. Alumno becado por el Foreign Office en Londres, fue profesor de Opinión Pública en el Instituto Europeo de Estudios Superiores de Madrid