Como no teníamos suficiente con la contaminación por sosa caústica de nuestro río, su entorno natural y su fauna, ahora viene otra no menos grave: la del ruido generado por el motocross. Estos señores se debieron saltar las clases de educación cívica, se creen que sus tubos de escape son inmunes a los mortales, y las de ciencias naturales: para que los animales procreen y se asienten en un territorio necesitan cierta paz; la que no encuentran cuando estos desalmados sólo piensan en ellos mismos y en lucirse con las motos.

Contenido exclusivo para socios. Hazte socio por sólo 3 euros al mes y pago trimestral. Si eres socio y aún no tienes claves pídelas a socios@lavozdealcala.com. Si ya eres socio puedes acceder con tu cuenta desde aquí

Romualdo Maestre

Periodista del diario ABC desde 1989. Alumno becado por el Foreign Office en Londres, fue profesor de Opinión Pública en el Instituto Europeo de Estudios Superiores de Madrid