Y no merece más que elogios esta iniciativa de velar por lo más sagrado junto al Castillo de nuestro patrimonio: el río y sus ingenios harineros. El paseo por donde se aprecian los molinos de Oromana, San Juan y Benarosa es de los más cuidados y mimados. Es la zona «vip», donde se talan los árboles, se plantan nuevas especies, se barre casi a diario y con más afán se emplean los de mantenimiento. No obstante, hay que andar con ojo.

Contenido exclusivo para socios. Hazte socio por sólo 3 euros al mes y pago trimestral. Si eres socio y aún no tienes claves pídelas a socios@lavozdealcala.com. Si ya eres socio puedes acceder con tu cuenta desde aquí

Romualdo Maestre

Periodista del diario ABC desde 1989. Alumno becado por el Foreign Office en Londres, fue profesor de Opinión Pública en el Instituto Europeo de Estudios Superiores de Madrid