Miramos el cielo y si se asoma la puerta de Murcia —me acabo de enterar que así se llama la franja de sol entre dos bloques negros negrísimos de nubes—, es que va a caer agua a espuertas. Y lejos de alegrarnos, por el bien de nuestro campo, de nuestra atmósfera, de nuestros pantanos, nos echamos a temblar. ¿Aprovecharán los aceituneros para volver a soltar la sosa caústica en nuestro río que también es el suyo? ¿Rebosarán las balsas con las porquerías? ¿Volverá a arremolinarse en las azudas de los molinos la espuma blanca de la muerte? ¿Tendremos que asistir otra vez a contemplar en las esquinas de nuestro Guadaíra las bancadas de peces muertos con las tripas hacia arriba?

Contenido exclusivo para socios. Hazte socio por sólo 3 euros al mes y pago trimestral. Si eres socio y aún no tienes claves pídelas a socios@lavozdealcala.com. Si ya eres socio puedes acceder con tu cuenta desde aquí

Romualdo Maestre

Periodista del diario ABC desde 1989. Alumno becado por el Foreign Office en Londres, fue profesor de Opinión Pública en el Instituto Europeo de Estudios Superiores de Madrid