Cuando los okupas entran en una vivienda no llegan para habitarla sino para desvalijarla, sacar todo lo que sus anteriores moradores han dejado y venderlo o aprovecharlo para hacer sus trueques. Las casas acaban en una miseria inmunda y ello no es óbice para seguir ocupándolas. Van y vienen por las calles dejándose ver con el orgullo de okupas y la arrogancia de moradores que han conseguido una vivienda en pleno centro o recién construida.

Contenido exclusivo para socios. Hazte socio por sólo 3 euros al mes y pago trimestral. Si eres socio y aún no tienes claves pídelas a socios@lavozdealcala.com. Si ya eres socio puedes acceder con tu cuenta desde aquí

María del Águila Barrios

María del Águila Barrios nace en una casa de vecinos de la calle Sánchez Perrier. Siempre interesada por Alcalá es gracias a sus amigos Lauro y Olga por lo que se decide a colaborar en La Voz de Alcalá....