Las madres y padres modernos piensan que procurándoles a sus hijos todo lo que desean les evitan frustraciones que incidirán negativamente en sus vidas. La intención es buena. Los padres queremos lo mejor para nuestros hijos. Ahora bien, eso no quiere decir que no nos equivoquemos.

Contenido exclusivo para socios. Hazte socio por sólo 3 euros al mes y pago trimestral. Si eres socio y aún no tienes claves pídelas a socios@lavozdealcala.com. Si ya eres socio puedes acceder con tu cuenta desde aquí

Cristina Martínez

Escritora y columnista de La Voz de Alcalá.