Se llamaba Canela y era mansa y libre. Su guarida era un parque donde cazaba a los pequeños roedores que pululan en el corazón de las ciudades. Algunos humanos le acercaban de vez en cuando un platillo con agua y algo de comida y con eso vivía feliz. Ayer noche le destrozaron el cráneo. A su lado, habían sobrevivido dos gatitos tan menudos que cabían en una sola mano. Maullaban desesperados y deshidratados con los ojos recién abiertos, testigos mudos de un crimen que no podrían delatar.

CONTENIDO EXCLUSIVO

Hazte socio por sólo 3 euros al mes. Si eres socio y aún no tienes claves pídelas a socios@lavozdealcala.com.

Si ya eres socio inicia sesión

Cristina Martínez

Cristina Martínez

Escritora y columnista de La Voz de Alcalá.