Los centros educativos tienen vida, ritmos, sonidos, luces… que se transforman cuando el calendario se asoma al verano. Huele, suena, siente a fin de curso. El cansancio de los profesores, la impaciencia de los alumnos, el trajín burocrático de boletines, actas e informes nos avisa a manotazos de que se acaba un curso más, o de que nos queda un curso menos. En el caso de los alumnos los cambios de aulas, ciclos y materias suele coincidir con empujones al calendario de ritos vitales. En el caso del profesorado los calendarios solo se toman un respiro necesario para volver a fingir que empezamos de nuevo.

Contenido exclusivo para socios. Hazte socio por sólo 3 euros al mes y pago trimestral. Si eres socio y aún no tienes claves pídelas a socios@lavozdealcala.com. Si ya eres socio puedes acceder con tu cuenta desde aquí

Juan Antonio Muñoz

Licenciado en Filología Inglesa. Profesor en el I.E.S. Albero.