Sermonear es lo contrario de argumentar. Quien pronuncia un sermón se considera en posesión de la verdad o del poder y, por tanto, invulnerable a la crítica. No necesita ofrecernos buenas razones para convencernos de lo que nos dice. Solo exige obediencia.

Contenido exclusivo para socios. Hazte socio por sólo 3 euros al mes y pago trimestral. Si eres socio y aún no tienes claves pídelas a socios@lavozdealcala.com. Si ya eres socio puedes acceder con tu cuenta desde aquí

Rafael Ojeda

Rafael Ojeda Rivero. Doctor en Medicina. Especialista en Anestesiología y Reanimación, que ha ejercido en el hospital Virgen del Rocío desde enero de 1990. Ha sido vicepresidente del Comité de Ética...