Unos científicos han mantenido con vida cabezas de cerdos separadas de sus cuerpos. Ese mismo equipo planea insertar en monos genes relacionados con el lenguaje humano. Estos experimentos podrían ayudarnos a conocer el funcionamiento de nuestro cerebro y a tratar enfermedades como la demencia o el autismo. Pero ¿es correcto experimentar con animales para aprender a curar enfermedades humanas? ¿Qué límites nos impone el respeto que debemos a otros seres vivos? 

Contenido exclusivo para socios. Hazte socio por sólo 3 euros al mes y pago trimestral. Si eres socio y aún no tienes claves pídelas a [email protected] Si ya eres socio puedes acceder con tu cuenta desde aquí

Rafael Ojeda

Rafael Ojeda

Rafael Ojeda Rivero. Doctor en Medicina. Especialista en Anestesiología y Reanimación, que ha ejercido en el hospital Virgen del Rocío desde enero de 1990. Ha sido vicepresidente del Comité de Ética...