Ya no será necesario que el turista que llegue a nuestra ciudad tenga que visitar los molinos. Molinos cerrados y anegados, como, por ejemplo, el Algarrobo. Ahora, con la tecnología virtual 3D, no hará falta.
El molino de La Mina, del que se dijo hace bastantes años se podría visitar, ya no será preciso. Ahora se podrá ver con unas gafas especiales que recrean la elaboración de la harina y la carga de los mulos panaderos. A propósito, la localidad de El Cuervo, celebra sus veinte años de la edición del Día del Pan.
Ahora no hará falta visitar estos dos elementos patrimoniales. No será indispensable contemplarlos en la realidad, respirar su ambiente, sentirlos e imaginarlos. Ahora, lo virtual sustituye a la realidad, la modifica. La realidad es la cualidad o estado de ser real o verdadero. Lo virtual y lo real han entrado en el lenguaje diario. Confunden. Yo siempre digo que aquello que veo, sé que existe.
El gobierno municipal pretende imponer la virtualidad turística porque se siente impotente de ofrecer una realidad engañosa.
Ahora, con visitar la oficina de turismo y ponerse las gafas, no será necesario ver los molinos.

Contenido exclusivo para socios. Hazte socio por sólo 3 euros al mes y pago trimestral. Si eres socio y aún no tienes claves pídelas a socios@lavozdealcala.com. Si ya eres socio puedes acceder con tu cuenta desde aquí

Enrique Sánchez

Director de La Voz de Alcalá desde 2000. Fotoperiodista de la Agencia EFE y diversos medios como ABC, El Correo de Andalucía y la revista Triunfo.