No sé si se han parado a pensarlo, pero menuda osadía hacer un túnel bajo el cerro del castillo para que pasara un tren. Jugó a su favor que el material era albero y se podía excavar con los medios mecánicos de entonces, la fuerza bruta, y que una vez vaciado tenía la consistencia necesaria para que no se derrumbara y se mantuviera en pie sin ningún tipo de contención. Es sin duda la mayor singularidad del antiguo trazado del tren de los panaderos, junto con el cercano puente elevado sobre el puente del río, un puente sobre otro puente, que quedó afortunadamente en pie una vez desmanteladas las vías de su trazado.

Contenido exclusivo para socios. Hazte socio por sólo 3 euros al mes y pago trimestral. Si eres socio y aún no tienes claves pídelas a [email protected]

Si ya eres socio puedes acceder acceder con tu cuenta a través del siguiente formulario o en esta página:

Antonio García Calderón

Antonio García Calderón

Arquitecto