Montar una empresa no es fácil. Y si la empresa es pública, más difícil todavía. Hay que ser osado para hacerlo. Aunque la pólvora sea ajena y los fondos para ponerla en marcha sean de la caja común, la viabilidad de una empresa pública tiene que estar garantizada y los servicios que preste habrán de gestionarse de la forma más sostenible y eficiente. Esa es la dificultad. Tenemos ejemplos recientes y cercanos en nuestra localidad de sociedades instrumentales bienintencionadas que acabaron liquidadas precisamente por eso, por ser insostenibles y, sobre todo, poco eficientes.

Contenido exclusivo para socios. Hazte socio por sólo 3 euros al mes y pago trimestral. Si eres socio y aún no tienes claves pídelas a [email protected] Si ya eres socio puedes acceder con tu cuenta desde aquí

Antonio García Calderón

Antonio García Calderón

Arquitecto