Antonio García Calderón

El Castillo de Alcalá, como elemento defensivo, es una isla en un promontorio que se alió con los accidentes geográficos naturales del escarpe del alcor y el foso natural que forma el cauce del río, para configurar un recinto amurallado de los más extensos de España. Su implantación buscaba dominar el territorio para anticiparse a las amenazas que pudieran asomar por el horizonte. Cuanto más horizonte controlabas mayor seguridad en el recinto, más tiempo para avisar a sus moradores para que entraran por las distintas puertas.

Contenido exclusivo para socios. Hazte socio por sólo 3 euros al mes y pago trimestral. Si eres socio y aún no tienes claves pídelas a socios@lavozdealcala.com. Si ya eres socio puedes acceder con tu cuenta desde aquí

Antonio García Calderón

Antonio García Calderón

Arquitecto