Antonio García Calderón

No los hemos tenido hasta hace poco. Con la excepción del Parque Oromana, no hemos tenido hasta ahora tradición de disfrutar y aprovechar lo público, en nuestro caso los espacios naturales en relación con el río. Nuestra periferia más inmediata estaba estructurada entre grandes fincas de secano y pequeñas explotaciones vinculadas a cultivos intensivos como las huertas del río o las de La Lapa. Todo el campo estaba en carga y su razón de ser era su aprovechamiento agrícola. Existía un equilibrio natural entre lo productivo y la estructura del territorio, lo rústico, que así se empezó a llamar en oposición a lo urbano.

Contenido exclusivo para socios. Hazte socio por sólo 3 euros al mes y pago trimestral. Si eres socio y aún no tienes claves pídelas a [email protected]

Si ya eres socio puedes acceder acceder con tu cuenta a través del siguiente formulario o en esta página:

Antonio García Calderón

Antonio García Calderón

Arquitecto