editorial

La Junta de Andalucía debe reflexionar profundamente sobre la posición que ha adoptado frente a los Ayuntamientos que, como el de Alcalá, han regulado con limitaciones la implantación de casas de apuestas y salones de juego en el casco urbano. La ludopatía es un problema muy serio al que el gobierno andaluz debe poner coto de la mano de las administraciones locales. Mientras que la Junta de Andalucía no tenga una legislación clara y contundente para controlar la proliferación de este tipo de negocios que está arruinando a muchas familias, debería dejar actuar a los ayuntamientos.

Contenido exclusivo para socios. Hazte socio por sólo 3 euros al mes y pago trimestral. Si eres socio y aún no tienes claves pídelas a [email protected]

Si ya eres socio puedes acceder acceder con tu cuenta a través del siguiente formulario o en esta página: