El caos y la falta de previsión en la gestión municipal es patente en muchas áreas del gobierno local. En la mayoría de las delegaciones se ha generado una situación de parálisis y bloqueo durante los últimos años a causa de un gobierno más preocupado por solucionar los problemas internos de su partido que por solventar las dificultades y pelear por los retos de la ciudad. Alcalá ha carecido, al menos en los últimos diez años, de una gestión política eficiente y responsable, dando lugar a situaciones enquistadas y de difícil solución a corto plazo. 

Contenido exclusivo para socios. Hazte socio por sólo 3 euros al mes y pago trimestral. Si eres socio y aún no tienes claves pídelas a [email protected] Si ya eres socio puedes acceder con tu cuenta desde aquí