La sentencia del TSJA que anula la modificación puntual del PGOU que impedía incinerar residuos a dos kilómetros del caso urbano de Alcalá abre la puerta a que la cementera Portland Valderrivas comience los trámites administrativos para incinerar. El Tribunal Supremo ha inadmitido a trámite el recurso de casación de Alwadi-ira, por lo que la norma urbanística queda anulada. No obstante, la Corporación municipal tiene la potestad de aprobar una nueva modificación urbanística que frustre las aspiraciones de la multinacional del cemento. 

CONTENIDO EXCLUSIVO

Hazte socio por sólo 3 euros al mes. Si eres socio y aún no tienes claves pídelas a socios@lavozdealcala.com.

Si ya eres socio inicia sesión