¡Qué crujía! La guerra era la puntilla que faltaba para los bolsillos de las clases medias y bajas de este país. Para los curritos y las curritas que cada día se levantan bien temprano para llevarse un jornal a casa, para los estudiantes que encadenan una pandemia con una guerra y el futuro se les vuelve más negro, para los pensionistas y para las personas desempleadas.

CONTENIDO EXCLUSIVO

Hazte socio por sólo 3 euros al mes. Si eres socio y aún no tienes claves pídelas a socios@lavozdealcala.com.

Si ya eres socio inicia sesión

Francisco Amador

Francisco Amador

Licenciado en Periodismo. Actualmente La Voz de Alcalá, Sevilla Actualidad y En Andaluz. Antes en Localia TV y El Correo de Andalucía.