Posiblemente, Ana Isabel Jiménez sea la alcaldesa más ególatra que haya tenido Alcalá a lo largo de su historia, superando incluso a Antonio Gutiérrez Limones. El culto a su imagen personal, ni siquiera como alcaldesa, roza ya lo esperpéntico. Nos hemos acostumbrado a ver fotografías de políticos con cascos visitando obras o cortando cintas en el contexto de una obra o una inauguración. Sin embargo, Ana Isabel Jiménez, en una vuelta de tuerca más, está aportando un nuevo género a la propaganda política: el retrato de la alcaldesa donde importa más ella misma que el contexto.

Contenido exclusivo para socios. Hazte socio por sólo 3 euros al mes y pago trimestral. Si eres socio y aún no tienes claves pídelas a [email protected]

Si ya eres socio puedes acceder acceder con tu cuenta a través del siguiente formulario o en esta página:

Francisco Amador

Francisco Amador

Licenciado en Periodismo. Actualmente La Voz de Alcalá, Sevilla Actualidad y En Andaluz. Antes en Localia TV y El Correo de Andalucía.