La primavera parece ser la época propicia para las revoluciones contemporáneas de los pueblos oprimidos contra dictadores y caudillos. Hace ahora una década, la Primavera Árabe (2010-2012) zarandeó a muchos de estos gobernantes abusones y poderosos que se creían intocables. El clamor popular por una democracia derrocó a regímenes totalitarios en el mundo árabe. En Túnez y Egipto el pueblo dejó caer a los gobiernos, porque la sociedad tiene cierta capacidad de soportar la opresión, la pobreza, la incapacidad de sus gobernantes e incluso la tiranía. Pero todo tiene un límite. Y el límite llegó y se sobrepasó en primavera.

Contenido exclusivo para socios. Hazte socio por sólo 3 euros al mes y pago trimestral. Si eres socio y aún no tienes claves pídelas a [email protected] Si ya eres socio puedes acceder con tu cuenta desde aquí

Francisco Amador

Francisco Amador

Licenciado en Periodismo. Actualmente La Voz de Alcalá, Sevilla Actualidad y En Andaluz. Antes en Localia TV y El Correo de Andalucía.