Mientras en Madrid el PSOE se abraza al brazo político del 15M para hacer gobernable este país con políticas –a priori– de izquierdas, en Alcalá los socialistas se rindieron a los encantos de los moderados y autodenominados liberales. Con aires de estadistas, sedujeron a un PSOE con el alma y el espíritu resquebrajado, copulando sin pudor, y exclusivamente, por interés. Una relación tan legítima como interesada, donde primó el interés personal y partidista por encima del bien de común de la ciudadanía. Desde hace siete largos meses, el PSOE de Alcalá se acuesta sin sonrojo en la misma cama que Ciudadanos, un partido cuyas ideas se ubican en las antípodas del socialismo, pactando con la ultraderecha donde haga falta para formar gobiernos.

Contenido exclusivo para socios. Hazte socio por sólo 3 euros al mes y pago trimestral. Si eres socio y aún no tienes claves pídelas a [email protected] Si ya eres socio puedes acceder con tu cuenta desde aquí

Francisco Amador

Francisco Amador

Licenciado en Periodismo. Actualmente La Voz de Alcalá, Sevilla Actualidad y En Andaluz. Antes en Localia TV y El Correo de Andalucía.