El delegado territorial de Educación, Joaquín Pérez Blanes, anunció que la construcción del nuevo instituto de Secundaria que necesita Alcalá comenzará en abril del próximo año. Este anuncio se produjo el mismo día que la comunidad educativa se manifestaba en El Madroño por las lamentables condiciones en las que un año más muchos alumnos de Secundaria recibirán las clases, hacinados en caracolas o en bibliotecas convertidas en aulas. Así es la Educación que dejó en herencia el PSOE a Ciudadanos en el gobierno andaluz. Curiosamente, esa transferencia de poderes también se produjo en Alcalá tras las últimas elecciones, aunque en este caso ambos forman un gobierno de coalición. A nivel local, más que herencia se podría considerar un regalo envenenado. Ahora, en ambos gobiernos la Educación se ha desteñido del rojo al naranja y el delegado municipal, José Luis Rodríguez Sarrión, celebró la fecha lanzada por su homologo provincial a escasas horas de celebrarse un Pleno en el que las Ampas habían previsto protestas. El anuncio disuasorio no surtió efecto, las protestas se produjeron porque el nivel de tolerancia a las trolas políticas es cada vez menor.

Contenido exclusivo para socios. Hazte socio por sólo 3 euros al mes y pago trimestral. Si eres socio y aún no tienes claves pídelas a [email protected] Si ya eres socio puedes acceder con tu cuenta desde aquí

Francisco Amador

Francisco Amador

Licenciado en Periodismo. Actualmente La Voz de Alcalá, Sevilla Actualidad y En Andaluz. Antes en Localia TV y El Correo de Andalucía.