Los amantes del patrimonio todavía tienen –tenemos– la esperanza de que algún día aparezca el retablo cerámico de la Virgen Esperanza Macarena robado de Villa Esperanza hace poco más de una semana.Dicen que la esperanza es lo último que se pierde y si Villa Esperanza perdió la suya, sólo queda la Villa: abandonada, desprotegida y expoliada ante la impotente mirada de quienes poseen una sensibilidad especial para valorar el patrimonio. El nuevo gobierno municipal, formado tras el pacto PSOE-Ciudadanos, ha heredado del anterior la incapacidad para proteger lo que es de todos. Una cuestión que no ha resuelto Ciudadanos, a quién han cedido las competencias de Gobernación, es decir la seguridad de la ciudad. Para ser justos hay que decir que faltan medios humanos en los cuerpos de fuerza y seguridad que actúan en Alcalá, lo que no es óbice para el desamparo del patrimonio.

Contenido exclusivo para socios. Hazte socio por sólo 3 euros al mes y pago trimestral. Si eres socio y aún no tienes claves pídelas a [email protected] Si ya eres socio puedes acceder con tu cuenta desde aquí

Francisco Amador

Francisco Amador

Licenciado en Periodismo. Actualmente La Voz de Alcalá, Sevilla Actualidad y En Andaluz. Antes en Localia TV y El Correo de Andalucía.