La campaña electoral de las elecciones generales engarza con la de las municipales sin apenas dar respiro a los votantes ni a los periodistas y medios de comunicación que realizamos las coberturas informativas. En muchas ocasiones en condiciones de precariedad y con escasos medios al alcance para hacer un trabajo digno. Eso sí, con profesionalidad y dignidad en la mayoría de los casos. Una dignidad en ocasiones pisoteada y despreciada por los partidos. Concretamente, para no generalizar y ser justos, me refiero a Vox. Ese partido que en el espectro político se sitúa en el extremo derecho, aunque a algunos de sus votantes les moleste saberlo. Exactamente ese partido parece tener alergia a la libertad de información, recogida en la patriótica Constitución del 78 que tanto defiende.

Contenido exclusivo para socios. Hazte socio por sólo 3 euros al mes y pago trimestral. Si eres socio y aún no tienes claves pídelas a [email protected] Si ya eres socio puedes acceder con tu cuenta desde aquí

Francisco Amador

Francisco Amador

Licenciado en Periodismo. Actualmente La Voz de Alcalá, Sevilla Actualidad y En Andaluz. Antes en Localia TV y El Correo de Andalucía.