Hace treinta años se produjo el atentado más grave de ETA perpetrado en Sevilla. El 28 de junio de 1991 estalló una bomba en la prisión Sevilla-1, causando cuatro muertos y treinta heridos. El aniversario de esta matanza ha pasado casi desapercibido en un contexto de blanqueamiento tanto de ETA como de Bildu.

Contenido exclusivo para socios. Hazte socio por sólo 3 euros al mes y pago trimestral. Si eres socio y aún no tienes claves pídelas a [email protected]

Si ya eres socio puedes acceder acceder con tu cuenta a través del siguiente formulario o en esta página: