Cuando el gobierno español se ofreció a acoger al barco de rescate Aquarius, la acusación de que se trataba de una medida electoralista no se hizo esperar. La decisión tenía contenido humanitario, pues las vidas de cientos de inmigrantes estaban en riesgo, y carácter excepcional. Y es coherente con el esfuerzo que realiza España en su frontera sur, con el rescate diario de personas en aguas del Mediterráneo.

Contenido exclusivo para socios. Hazte socio por sólo 3 euros al mes y pago trimestral. Si eres socio y aún no tienes claves pídelas a socios@lavozdealcala.com. Si ya eres socio puedes acceder con tu cuenta desde aquí

David del Toro

Economista. Interesado en el marketing, la política, el desarrollo tecnológico y la economía regional.